Aceite de Macadamia

aceite_macadamia

Aceite de Macadamia

Este Aceite se consigue a partir de la extracción del fruto del árbol de Macadamia, que originalmente se encontró en Australia y después se introdujo en Hawaii y Costa Rica, quienes son hoy sus principales productores a nivel mundial.

A partir del descubrimiento de este árbol, su fruto y el aceite que podía conseguirse de su extracción se comenzó a estudiar la Macadamia y se descubrió que tiene propiedades espectaculares para la salud y la cosmética en el ser humano. El aceite virgen que se obtiene en la primera extracción, y que tiene la mayor concentración de nutrientes, tiene un color amarillo claro, casi transparente, y tiene un sabor suave y agradable. Por otro lado, este aceite es el único aceite vegetal que contiene gran cantidad de ácido palmitoléico (O.P.A.); un ácido graso monoinsaturado que es responsable del metabolismo de los lípidos. Tiene propiedades suavizantes y calmantes gracias a su composición, que es especialmente rica en ácidos oleico,  linoleico, en vitamina E y en esteroles (Avenasterol).

En sus usos dermatológicos ayuda a regenerar las células, gracias a su alto poder humectante, por lo que previene la aparición de arrugas y otras muestras de envejecimiento de la piel. Además, es antioxidante, emoliente y fuente de ácidos grasos, por lo que es muy hidratante.

Este aceite vegetal puede ser asimilado por la piel sin obstruir los poros, lo que significa que es apto para todo tipo de pieles, y está especialmente recomendado para las pieles secas. Es fino, fluido y ligero, lo que lo convierte en un aceite vegetal perfecto para la cosmética natural, por su altísimo nivel nutricional tanto para la piel como para la fibra capilar.

USOS EN EL CABELLO

Por su composición química, es ideal para regenerar las puntas del pelo y controlar el frizz. El aceite de Macadamia entre sus propiedades tiene omega 7, que es un tipo de grasa conocida como ácido palmitoleico, como lo comentamos anteriormente. A medida que envejecemos, los niveles de lípidos naturales empiezan a disminuir su producción natural, lo que lleva a que estén menos presentes en el cuero cabello. A partir de que el ácido palmitoleico, en el aceite de nuez de Macadamia, tiene tanta semejanza con el sebo propio del cuero cabelludo, éste se absorbe rápidamente. Una vez absorbido rellena los folículos del pelo con el contenido de ácido palmitoleico que le hace falta; por lo que rejuvenece el cabello sin taponar el poro.

El aceite de Macadamia ofrece también una sinergia con el sebo capilar, aumentando la resistencia de la hebra de cabello desde la raíz. Es capaz de hidratar, fortalecer y volver manejable el pelo áspero, seco, encrespado y lacio, es decir, pelo con frizz.

PRODUCTOS RELACIONADOS

Artículos relacionados

Deja un comentario

0